Cabecera

CONTENIDO

Humidificación

El proceso de humidificación del aire es la adición de vapor de agua a la mezcla de gases que lo forman. Según el método de aportación energética, hay dos tipos de humidificadores: de Vapor y Evaporativos.

Humidificadores de Vapor

Generan el vapor por separado y luego lo añaden al aire. El proceso es nominalmente isotérmico al no modificar la temperatura del aire, pues la energía se aporta en el productor de vapor.

El diseño contempla tanto los equipos productores de vapor como el tipos de dispersores de vapor en el aire.

Humidificadores Evaporativos

Hacen que sea el propio calor del aire quien produzca la evaporación del agua, por ello el proceso es nominalmente isoentálpico o adiabático. De esa forma, se reduce simultáneamente su temperatura, aunque en el diagrama psicrométrico de aire sigue la línea de bulbo húmedo constante, que difiere ligeramente de la línea isoentálpica. Este es el proceso natural que ocurre en la proximidad del mar, ríos y lagos, y se aplica también para obtener el enfriamiento evaporativo del aire en locales industriales donde la climatización no es viable económicamente.

De excelente aplicación en climas cálidos y secos así como para refrigerar instalaciones industriales donde  se genera mucho calor en locales cerrados. Industrias como la textil, maderera, automoción, etc. encuentran con estos equipos la posibilidad de conseguir un ambiente de trabajo relativamente confortable en pleno verano con un mínimo coste operativo.

 

Pie